DECT

Digital Enhanced Cordless Telecommunications, abreviado DECT, designa un estándar de transmisión inalámbrica de llamadas o también datos.

DECT se usa frecuentemente para la telefonía inalámbrica en los edificios y se ha establecido en este sector con una fuerte presencia. Un teléfono inalámbrico con este estándar se compone normalmente de la estación base DECT y una o más partes móviles o terminales inalámbricos.


La estación base DECT está conectada en la parte de la red con una línea telefónica digital o analógica y regula la conexión y la transmisión de voz con los terminales inalámbricos a través de una parte de radio. De acuerdo con el Digital Enhanced Cordless Telecommunications Standard se pueden operar y apoyar hasta 6 terminales inalámbricos desde una única estación base. Se usan diversas bandas de radio alrededor de 2-GHz como rango de frecuencia. De este modo, se pueden alcanzar distancias de hasta 50 metros en edificios y hasta 300 metros en un ambiente abierto, así como las tasas de datos útiles estándar de 32 kilobit por segundo. Sin embargo, la potencia de transmisión máxima de la estación base está limitada; por esta razón, los alcances por encima de una distancia mayor podrán realizarse sólo con unidades de refuerzo.

Para usar un terminal inalámbrico o parte móvil en una estación base, éste se deberá autenticar por la base. En general, esto se lleva a cabo mediante un PIN especial, definido por el usuario. El estándar DECT también puede asegurar que los datos útiles se transmitan en forma cifrada con el fin de protegerlos contra acceso ajeno. No obstante, este tipo de transmisión se usa relativamente raras veces y no se implementa absolutamente en muchos teléfonos.

A fin de reducir el denominado electrosmog hay diversos métodos dentro de las Digital Enhanced Cordless Telecommunications que permiten minimizar la potencia de transmisión tanto de la estación base como de las partes móviles en modo de descanso. A menudo, este método se llama ECO-DECT.