Compresión de audio

La compresión de audio, o mejor dicho, la compresión de archivos de audio, es un proceso mediante el cual se reduce el tamaño de archivos de audio. De este modo se ahorra durante la transmisión o almacenamiento de información en formato audio de banda ancha o en la memoria. De manera similar a otros procedimientos de compresión como la compresión de vídeos, este proceso utiliza distintas opciones para reducir el volumen de datos. La compresión de audio entra en juego en ámbitos como la telefonía IP, la telefonía móvil o para guardar o reproducir música en streaming.

Procedimientos de compresión de audio con o sin pérdidas

Básicamente se puede distinguir entre procedimientos de compresión de audio con o sin pérdidas. En el caso de la compresión sin pérdidas se puede recuperar la señal de salida a partir del archivo de audio comprimido de manera idéntica a nivel de bit. Tales procesos suelen conseguir un índice de compresión de entre el 25 y 70 por ciento en contenidos de audio normales, como música. La compresión de audio con pérdidas, por el contrario, conlleva detrimentos irreversibles, aunque un índice de compresión superior. Una señal de audio comprimida nunca puede reconstruirse exactamente en su forma original. A menudo, en estos procesos se emplean los llamados modelos Psicoacústicos. Estos tienen en cuenta las características del oído humano y la percepción auditiva individual. Así, debido a los propios límites del oído humano se pueden dejar fuera determinados sonidos de las señales, sin que esto repercuta a nivel auditivo.

 

Compresión de audio con el Voice over IP

En la telefonía Voice over IP (VoIP) y en el uso de instalaciones telefónicas en la nube también se aplican procesos de compresión de audio. La calidad de voz se determina mediante MOS (Mean Opinion Score). Cuanto mayor sea un valor MOS, mejor será la calidad de llamadas percibida. El punto de referencia para el ancho de banda mínimo que necesita una conversación telefónica con una calidad suficientemente buena se suele indicar con el múltiplo «kilobit por segundo». Sin embargo, en ciertos casos se necesitan códecs que requieren anchos de banda notablemente superiores. También hay que tener en cuenta otros parámetros como el overhead o la codificación. La telefonía digital o el Codec G.711 se consideran tipos de códec estándar. Con el sistema Voice over IP a menudo se usa el Codec G.729a.

 

Más información

Private Branch Exchange (PBX)

El término Private Branch Exchange (PBX) es otro nombre para el sistema telefónico o centralita. Se refiere a un dispositivo que conecta un determinado número de terminales de comunicación, tales como…

Leer más